Vivir y dormir con vértigos o mareos

En Invierte en Tu Descanso dedicamos el post de hoy a hablar de los vértigos o mareos. Veremos cómo prevenirlos, cómo actuar y del mejor equipo de descanso que nos permita dormir con vértigos, sin sensación de ingravidez.

Muchas personas han experimentado la sensación de mareo en su vida. Con el miedo de que esta inestabilidad nos haga caer al suelo. La sensación de vértigo o sufrir esta patología es diferente. Los vértigos nos hacen sentir como que todo da vueltas, que todo gira a nuestro alrededor, es más una sensación de ingravidez y es importante acudir al médico para que trate esta patología.

Cuando nos sentimos mareados, la sensación es como la de estar en una embarcación en el mar, de ahí viene su nombre. Por tanto, aunque a veces se usen como sinónimos, vértigos y mareos, no son lo mismo.

Diferencias entre vértigo y mareo

Es muy importante distinguir entre los dos conceptos, el mareo es esa sensación de malestar que se asemeja a la sensación de estar en una embarcación que se mueve en el mar, de ahí su nombre. Por su parte, el vértigo es una sensación de que todo da vueltas y no lo podemos controlar.

A veces se usan estos dos términos como sinónimo, pero en realidad son dos estados diferentes. Cuando uno se marea, lo más probable es que se sienta aturdido o que va a perder el equilibrio. El vértigo es cuando siente que la habitación donde se encuentra gira a su alrededor.

Qué causa los vértigos

Las personas que sufren vértigos viven con una sensación de inseguridad total, de que en cualquier momento pueden perder el equilibrio y caer. Es una sensación que puede llegar a ser muy angustiosa. Es importante acudir al médico para que el enfermo vuelva a recuperar la confianza y desaparezcan estos vértigos.

La causa mayoritaria de los vértigos radica en alteraciones en el oído interno. El oído recibe una vascularización derivada del corazón y de las arterias que lo conectan. Esta señal, el oído interno la manda al cerebro y es la responsable de la sensación de equilibrio. Los vértigos provocan que no se reconozca esta señal y se genere la sensación de ingravidez.

Vértigos y mareos

Para evitar los vértigos es importante volver a enseñar a nuestro cerebro para que reconozca la señal y sintamos así la sensación de equilibrio y se recupere la seguridad. Para esta enseñanza es importante seguir al pié de la letra los consejos y tratamientos que nos paute el especialista.

Las personas mayores son las más propensas a sufrir vértigos y mareos. En muchos casos estos son efectos secundarios de medicaciones que toman para otras dolencias. Es importante ser conscientes de nuestro centro de gravedad, que se sitúa cerca del ombligo. Esto evitará caídas.

Por ello es muy importante distinguir su origen y sus síntomas para poder diferenciar entre mareo y vértigo y así tratarlos adecuadamente.

Los expertos indican que hasta un 28% de las consultas de atención primaria son debidas a vértigos y mareos. El vértigo posicional es el más frecuente, se puede dar a cualquier edad y se produce cuando se realiza algún movimiento.

Los vértigos afectan de un modo especial a las personas mayores, ya que desarrollan el llamado síndrome del miedo a caer lo que les limita muchísimo a la hora de moverse y de llevar un día a día normal.

Frecuentemente está relacionado con la medicación que toman habitualmente, una persona con una edad avanzada suele tomar una media de unos 4 medicamentos diarios y uno de los efectos secundarios suelen ser estos mareos.

Para evitar en la medida de lo posible sufrir alguna caída debido a un mareo es muy importante ser conscientes de nuestro centro de gravedad, que está cerca del ombligo.

Ejercicios para reducir la sensación de vértigo

Para enseñar a nuestro cuerpo a reconocer esta sensación de equilibrio, podemos realizar una serie de ejercicios, se trata de rehabilitación vestibular. También nos ayuda practicar yoga o tai chi, que nos permiten ser conscientes de nuestro centro de gravedad.

Entre los ejercicios de rehabilitación vestibular encontramos los ejercicios denominados ejercicios de Cowthorne-Cooksey. Algunos de ellos los vemos en la imagen siguiente. Mover la cabeza hacia atrás y hacia delante lentamente, repitiendo esta secuencia 20 veces. Dejar la cabeza fija y mirar hacia arriba y después hacia abajo. Son algunos de los ejercicios que podemos hacer.

Dormir con vértigos.

Otro ejercicio a realizar es el ejercicio optocinético, que consiste en seguir un objeto en movimiento con los ojos y sirve para entrenar el equilibrio. Practicar deportes como yoga o tai chi es muy beneficioso para el vértigo y los mareos.

Vértigos y mareos

La importancia del equilibrio

Nuestro sentido del equilibrio es fundamental y podemos entrenarlo para conseguir estabilidad en nuestro cuerpo y coordinación. Es normal que con el paso del tiempo vayamos perdiendo equilibrio lo que puede afectar directamente a los nervios que envían los mensajes a nuestro cerebro sobre la posición.

Se realizan varias pruebas como la llamada posturografía en la que el paciente sube sobre una plataforma y una vez tomado su centro de gravedad, se le pide que se desplace hacia los lados sin mover los pies. Con esta sencilla prueba se puede comprobar si el problema se encuentra en el oído interno, de la visión o de la propia sensibilidad perceptiva.

Vértigos y mareos

El tipo de vértigo más común es el postural, es decir, según la posición que adoptamos nos aparece esa sensación de mareo.

Vértigos y mareos. Alimentación

Hay que tener en cuenta no obstante que las causas por las que se producen los mareos son muy diversas y hay algunas que se pueden ver beneficiadas por el tipo de alimentación que llevamos.

Se ha demostrado, por ejemplo, que una carencia de vitamina B6 produce mareos frecuentes. Encontramos este compuesto en alimentos como la zanahoria, los plátanos, la soja, los aguacates.

Cuando notemos que nos mareamos es muy importante beber, ya que la deshidratación también produce mareos, una buena opción sería tomar un zumo de zanahoria, de este modo además de hidratarnos, proporcionamos a nuestro organismo una dosis de esa vitamina B6 tan beneficiosa para combatirlos.

Uno de los alimentos vegetales más rico en vitamina B6 es la soja, los aguacates y los plátanos también nos aportarán dicha vitamina.

El jengibre nos ayudará a combatir el mareo que nos produce viajar, muchos nos mareamos cuando subimos en el coche, en avión o en barco, masticar jengibre fresco hace que disminuya esa sensación.

Existen también medicamentos desarrollados a partir de plantas naturales que nos ayudarán a prevenir los mareos y los vértigos, el Gingo Biloba, por ejemplo, favorece el riego y evita que haya problemas en el oído interno.

En cuanto a medicación para los vértigos, debe ser siempre un especialista quien nos paute el tratamiento, no debemos nunca auto medicarnos. Es muy peligroso.

Colchones para dormir con vértigos

Si sufrimos de vértigos y mareos, lo mejor es dormir en colchones de firmeza alta. Que no cuenten con gruesas capas de acolchado que abracen al durmiente. Cuanto mayor sensación de abrazo y mayor adaptabilidad, mayor será la sensación de ingravidez. Por tanto, se aconseja evitar colchones con acolchados de viscoelástica, látex o espumaciones que acogen en exceso el cuerpo.

Es importante también elegir una almohada de firmeza alta, que no se hunda, para evitar esta ingravidez. Debemos dormir en una almohada que respete la alineación entre espalda, cabeza y cuello, para evitar que al movernos se note mayor sensación de mareo.

Suscríbete por email
Publicado el Categorías SaludEtiquetas colchones para mareos, colchones vértigo, ejercicios de Cowthorne-Cooksey, equilibrio, mareos, rehabilitación vestibular, sensación de ingravidez, vértigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *