Dormir con vértigos o mareos

En Invierte en Tu Descanso dedicamos el post de hoy a hablar de los vértigos o mareos. Veremos cómo prevenirlos, cómo actuar y del mejor equipo de descanso que nos permita dormir con vértigos, sin sensación de ingravidez.

Muchas personas han experimentado la sensación de mareo en su vida. Con el miedo de que esta inestabilidad nos haga caer al suelo. La sensación de vértigo o sufrir esta patología es diferente. Los vértigos nos hacen sentir como que todo da vueltas, que todo gira a nuestro alrededor, es más una sensación de ingravidez y es importante acudir al médico para que trate esta patología. Cuando nos sentimos mareados, la sensación es como la de estar en una embarcación en el mar, de ahí viene su nombre. Por tanto, aunque a veces se usen como sinónimos, vértigos y mareos, no son lo mismo.

Qué causa los vértigos

Las personas que sufren vértigos viven con una sensación de inseguridad total, de que en cualquier momento pueden perder el equilibrio y caer. Es una sensación que puede llegar a ser muy angustiosa. Es importante acudir al médico para que el enfermo vuelva a recuperar la confianza y desaparezcan estos vértigos.

La causa mayoritaria de los vértigos radica en alteraciones en el oído interno. El oído recibe una vascularización derivada del corazón y de las arterias que lo conectan. Esta señal, el oído interno la manda al cerebro y es la responsable de la sensación de equilibrio. Los vértigos provocan que no se reconozca esta señal y se genere la sensación de ingravidez.

Para evitar los vértigos es importante volver a enseñar a nuestro cerebro para que reconozca la señal y sintamos así la sensación de equilibrio y se recupere la seguridad. Para esta enseñanza es importante seguir al pié de la letra los consejos y tratamientos que nos paute el especialista.

Las personas mayores son las más propensas a sufrir vértigos y mareos. En muchos casos estos son efectos secundarios de medicaciones que toman para otras dolencias. Es importante ser conscientes de nuestro centro de gravedad, que se sitúa cerca del ombligo. Esto evitará caídas.

Ejercicios para reducir la sensación de vértigo

Para enseñar a nuestro cuerpo a reconocer esta sensación de equilibrio, podemos realizar una serie de ejercicios, se trata de rehabilitación vestibular. También nos ayuda practicar yoga o tai chi, que nos permiten ser conscientes de nuestro centro de gravedad.

Entre los ejercicios de rehabilitación vestibular encontramos los ejercicios denominados ejercicios de Cowthorne-Cooksey. Algunos de ellos los vemos en la imagen siguiente. Mover la cabeza hacia atrás y hacia delante lentamente, repitiendo esta secuencia 20 veces. Dejar la cabeza fija y mirar hacia arriba y después hacia abajo. Son algunos de los ejercicios que podemos hacer.

Dormir con vértigos.

La alimentación también nos puede ayudar a reducir los mareos. Consumir alimentos ricos en vitamina B6 es recomendable, ya que se ha demostrado que la carencia de esta vitamina genera mareos. Encontramos este compuesto en alimentos como la zanahoria, los plátanos, la soja, los aguacates.

En cuanto a medicación para los vértigos, debe ser siempre un especialista quien nos paute el tratamiento, no debemos nunca auto medicarnos. Es muy peligroso.

Colchones para dormir con vértigos

Si sufrimos de vértigos y mareos, lo mejor es dormir en colchones de firmeza alta. Que no cuenten con gruesas capas de acolchado que abracen al durmiente. Cuanto mayor sensación de abrazo y mayor adaptabilidad, mayor será la sensación de ingravidez. Por tanto, se aconseja evitar colchones con acolchados de viscoelástica, látex o espumaciones que acogen en exceso el cuerpo.

Es importante también elegir una almohada de firmeza alta, que no se hunda, para evitar esta ingravidez. Debemos dormir en una almohada que respete la alineación entre espalda, cabeza y cuello, para evitar que al movernos se note mayor sensación de mareo.

Suscríbete por email
Publicado el Categorías SaludEtiquetas colchones para mareos, colchones vértigo, ejercicios de Cowthorne-Cooksey, equilibrio, mareos, rehabilitación vestibular, sensación de ingravidez, vértigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *